Es obvio que necesitas un poco de orden y disciplina en tu hogar. Y debes tenerlo, porque es mejor para tus hijos. Ellos necesitan estructura para sentirse seguros. Pero no seas perfeccionista, ni con el orden, ni con los modales, ni con los resultados escolares o deportivos.

Los niños no tienen “orden cerebral” todavía, así que ¿no te parece exagerado exigir que actúen como soldados en el cuartel militar? Ganar la competencia o sacar la mejor nota en el colegio siempre es la meta, pero no siempre se puede lograr. Además, es muy importante para una vida feliz aprender a “perder” con dignidad.

Adicionalmente, el hecho de que tu hijo o hija esté en el cuadro de honor no garantiza que sea feliz como adulto. Es muy probable que ocurra lo contrario, porque con tu persecución y exigencias extremas, tus hijos se sentirán permanentemente presionados y desarrollarán una angustia profunda, pues aprenderán que “el amor hay que ganárselo siendo perfecto”. Esta creencia tendrá un impacto negativo en todas sus futuras relaciones profesionales y personales.


Así, los niños no aprenden a amarse a sí mismos. Puede ser que lleguen «lejos» con mucho éxito profesional y económico, pero tendrán un fuerte nerviosismo y malestar por dentro el resto de su vida. Por su falta de autoestima tendrán poca capacidad para crear relaciones constructivas y su felicidad será muy limitada.

Consejos para dejar de ser perfeccionista:

• Admite que padeces de perfeccionismo

• Admite errores y equivocaciones (de ti mismo y los demás) –a pesar del malestar– y observa cómo te relajas cuando aprendes a aceptarlos

• Recuerda todos los días que eres digno de ser amado independientemente de tus logros y resultados

• Haz una reprogramación mental, tratando de considerar tus errores como fuentes de conocimientos nuevos. Pero intenta no repetir el mismo error

• Desarrolla la amistad contigo mismo. Aprende a reconocerte y a elogiarte a ti mismo y a los demás todos los días

• Si nada funciona, busca ayuda profesional

¿Te das cuenta que la autoestima es fundamental para una vida feliz?

No te olvides seguirme en

Facebook
Instagram

©2022 Jan Moller

 
 

Deja una respuesta

Español